La gastronomía rumana es una auténtica desconocida. No todo el mundo es consciente de la cantidad de elaboraciones que tiene esta cocina tradicional capaz de sorprender al comensal más exigente.

Los olores, las elaboraciones y los productos propios de Rumania han formado parte de mi vida, por lo que Nicolas Valentin se ve en la obligación de convertirse hoy en el embajador de la cocina rumana.

La gastronomía de Rumanía es el resultado de la confluencia de gran diversidad de pueblos que han pasado por su territorio a lo largo de la historia. Tiene influencias de cantidad de cocinas: alemana, eslava, turca, francesa, balcánica, italiana y húngara.

En algunos de mis artículos anteriores ya he comentado mi afición por cocinar, especialmente platos rumanos que me trasladan a otros tiempos y que son una fuente inagotable de recuerdos. En esta ocasión, os traigo las elaboraciones más típicas de Rumanía con las que os invito a poneros el delantal para intentar recrearlas.

Los 5 platos rumanos que recomienda Nicolas Valentin

1. Ciorbă

 

Es una sopa que puede llevar verduras, pescado, pollo o ternera. Nunca falta en la mesa de cualquier familia rumana. Normalmente, se acompaña de una guindilla verde cruda o encurtida y de smântâna, una nata ligeramente agria que tiene una textura similar a la de un yogur. Estas son las más comunes: ciorbă de burtă (sopa de callos), ciorbă de perişoare (sopa de albóndigas) o ciorbă de fasole cu ciolan (judías con jamón ahumado o tocino)

2. Sarmale

 

El sarmale no puede faltar en determinadas épocas del año ni en las celebraciones, como en Navidad, Semana Santa, bodas o bautizos. Macedonia, Turquía, Serbia o Croacia son algunos de los países que también cuentan con este plato dentro de su gastronomía. Es común cocinarse en grandes cantidades para que puedan comer un buen número de personas. Os advierto que es un plato que exige tiempo y dedicación… ¡Pero animaros a hacerlo! Es realmente exquisito y con gran seguridad embelesaréis a vuestros comensales.

3. Mămăligă

 

Tiene una gran semejanza a la polenta que nos pueden servir en Italia. Es un plato popular con orígenes campesinos que se acompaña de carnes y pescados. Son unas gachas hechas a base de harina de maíz sin refinar que le concede su color amarillo característico. Por cierto, el queso de oveja es un complemento perfecto para esta elaboración.

4. Mici

 

Los mici acompañados de cerveza son obligados en cada celebración típica rumana cuando llega el buen tiempo. Se trata de unos rollitos de carne de oveja, cerdo o ternera condimentadas con ajo y otras especias, como tomillo, pimienta, comino o coriandro, que se cocinan a la brasa. Las patatas fritas, los pepinillos y/o pimientos y la mostaza picante o dulce son la guarnición por excelencia de los mici.

5. Papanaşi

 

Y para cerrar cualquier comida o cena, un postre como los papanaşi es una opción maravillosa: unas rosquillas rellenas de queso dulce que se sirven acompañadas de mermelada de frutas rojas y azúcar glas.  No es un postre ligerito, así que mejor que te asegures que tus invitados llegan con suficiente apetito a los postres.

La gastronomía rumana te ofrece una oportunidad inmejorable para sorprender a tus familiares y amigos con una comida diferente, sabrosa e interesante. Y si nos quedamos con ganas de más, siempre podremos coger un vuelo para pasar unos días en el país de Drácula.

 

Los platos favoritos de la cocina rumana de Nicolas Valentin
Valora este post
Please follow and like us: